logo-blanco-qr-

Planta Tu Rocoto

Pasos para que tus semillas se conviertan en un rocoto fuerte y sano.


1. Rellena la maceta

Rellena la maceta con 3/4 partes de tierra; sustrato que está compuesto de: tierra preparada (tierra fértil, cascarilla de arroz y musgo negro), humus de lombriz y piedra pómez; que proporcionan nutrientes y retención de humedad para un buen crecimiento.

NOTA: No compactar demasiado la tierra.

Colocar un pedazo de papel periódico o una cama de piedras sobre el agujero de drenaje para evitar que la tierra se caiga.


2. Siembra

Coloca 3 o 4 semillas en la maceta, ubicándolas a 1 cm de separación. Cúbrelas con una capa fina de tierra de aproximadamente 0.5 cm de profundidad.


3. Germinación y riego

Con ayuda de un atomizador regar y humedecer constantemente la semilla sembrada. También puede colocar una tapa de plástico con agujeros encima de la maceta, creando así un mini invernadero para mantener la humedad.

La raíz de nuestra semilla empezará a germinar luego de 10 o 15 días Y luego de 2 o 3 semanas presentará sus primeras hojas; durante esa etapa mantener la planta con luz indirecta.


4. Cuidados y trasplante

Cuando le empiecen a brotar otras hojas a su planta, reducir el riego de 2 a 3 días dependiendo de la humedad del clima. La incidencia del sol debe ser mayor o directo, sin embargo, evitar cantidades fuertes que puedan quemar o dañar la planta.

Cuando las hojas de los cotiledones se marchiten usted puede trasplantar su planta en otra maceta o mantenerla en la actual hasta una altura prudente.


5. Crecimiento y recomendaciones

Las plantas de rocotos son una especie de cosecha abundante y de larga vida si es tratado con el cuidado correcto. El riego debe ser cada 2 o 3 días, exposición solar diaria de entre 10 a 12 horas. Tiene un tiempo de cosecha de aproximadamente 80 días.

Recomendación: Trasplantar su planta de rocoto a los 50 días o cuando alcance los 12 cm de altura, a un jardín o maceta grande preparado con sustrato y humus de lombriz para el desarrollo de raíces fuertes y frutos deliciosos.